excepto lo que hay que quemar